Moscato, Soul y Fainá

Escribe: Víctor Tapia

 En esta nota usamos como fuentes bibliográficas a los coleccionistas Zelmar Garín, Juan Patricio Lirman y Nicolás Zappa; y a las notas escritas por Eduardo Peitruczyk para el compilado Buenos Aires Soul. 

Las bandas de funk y soul han crecido exponencialmente en los últimos años. Ciclos como el  Buenos Aires Soul- Club o las jams de funk de Éter Club Bar  reúnen a los músicos y fanáticos de estos géneros creados en Estados Unidos por los marginados afroamericanos.  Si en los años 60 escandalizaban por atraer a los blancos a bailar la música ´negra´, hoy alegran las noches del under porteño con sus vientos y gritos frenéticos. Pero aún falta descubrir cómo el país de Spinetta y García descubrió las canciones de Otis Redding y James Brown.

Los periodistas especializados se niegan a efectuar la tarea histórica que requiere la reconstrucción de la llegada de estos géneros al país. Pero mientras ellos  siguen empecinados en sostener que no hubo música en el país hasta que llegó La Balsa, Universo Epígrafe se esfuerza en reinvidicar a los precursores hoy olvidados y ocultados. Hoy repasaremos cinco canciones que muestran que el soul y el funk ya eran tocados y bailados en los 60 y 70.  Simples de vinilo, pseudónimos de aristas renombrados y checolosvacas nacionalizadas son sólo algunas de las historias escondidas en estos magníficos temas.

  Johnny Tedesco ha sabido adelantarse a todos los géneros y modas musicales. En 1961 compuso e interpretó el Rock del Tom Tom, una de las primeras canciones de rock argentino cantadas en español.  Tan solo un año después  lanzó uno de los secretos mejor guardados de la música nacional: Los Celos de Otela, el primer tema de soul cantado en español en el país (¡y probablemente en todo el mundo!). Todo acompañado de vientos y la historia de una mujer celosa llamada Otela.   La obra de Shakespeare, el soul de los negros estadounidenses y el rock and roll de los 50 son solo algunas de las influencias que Tedesco logró reunir en este excelente simple, recuperado por el coleccionista Nicolás Zappa.

El soul más porteño de la historia fue  interpretado por un genovés que llegó al país cuando tenía siete años.  Giuliano Canterini se hizo harto conocido en el rock argento bajo el pseudónimo de Billy Bond.

Los melómanos conocen bien su largo periplo musical: hizo beat junto a Los Guantes Negros, tocó rock duro junto a La Pesada del Rock And Roll y se dio el lujo de ser el alma mater de la formación de Serú Girán. También sorprendió con muchas rarezas, como el punk de su banda brasileña Joelho Do Porco o el disco que realizó junto a la vedette Jorgelina Aranda.  Pero Jumbo sigue siendo  uno de sus proyectos menos conocidos. Bajo este sobrenombre, Billy Bond grabó en 1970 uno de los primeros simples de soul argentino. En él se puede escuchar una excelente canción llamada Buenos Aires Soul: cantada en español, con una impresionante orquesta de viento y  unas brillantes intervenciones de guitarra eléctrica y órgano.  Pocos datos hay sobre Jumbo: el especialista Eduardo Pietruczyk consigna que sus temas fueron compuestos por  Luis de Lío y Daniel Etcheverry, ex integrante del brillante grupo  Sam  y Dan. Por ahora, nos queda gritar “Buenos Aires, Oh Querida, Ya Nadie Te Puede Olvidar”  , tal como lo hacía el maestro Jumbo/Canterini/Bond en  sus años mozos.

Uno de los funks más movidos y frenéticos que se hayan escuchado en el país. Bim Bam Bum es el nombre onomapotéyico con el que se ha titulado esta brillante canción de la banda Buchanan. Fue registrada en un simple del año 1972 y contiene algunas de las mejores marcas del género: coros femeninos, vientos, ritmo bailable y una batería notable que impone su presencia a lo largo de todo el tema . La orquesta de Tulio De Rose hizo los arreglos para este tema compuesto por los integrantes de la banda junto a Sam. El especialista Eduardo Pietruczyk ha develado que era Sam no era nadie más ni nadie menos que  Samuel Malnatti,  integrante de los míticos Sam y Dan y compositor de numerosas obras maestras de la época. Sam/Malnatti  vive actualmente en Brasil, pero su simple sigue en las bateas de los coleccionistas que lo recuerdan como uno de los mejores del funk argentino.

Nueva Crema es el nombre de una banda que sólo ha dejado grabado un tema contenido en el álbum Primer Festival Beat (1970). A falta de mayores datos, quedémosnos con la música: un soul cantado en español con un cantante muy poderoso y un órgano que se hace notar en toda la canción. La influencia no es sólo negra: las reelaboraciones del Rhythm And Blues que hacían bandas inglesas como The Animals se sienten en esta ópera prima y última de los Nueva Crema. ¡El pueblo pide reedición urgente en CD!

Alguna vez Patricia Sosa aseguró en una entrevista que ella  fue la primer cantante de rock en Argentina. El entrevistador no atinó a recordar que Gabriela , Carola Cutaia María Rosa Yorio estuvieron antes que ella. Y menos mal que ninguna artista  se animó a decir que fue la primera en cantar funk, ya que las Satanic Girls estuvieron antes. Este grupo enigmático es pionero en Argentina por numerosas razones. Se animaron a usar un nombre con connotaciones desagradables para la Iglesia, en pleno 1972 ; fueron pioneras del funk argentino;  y compusieron una versión muy loca del clásico The Beat Goes On (1969 ) de Sonny And Cher. Basta comparar el original con la versión de Las Satanics (recuperada por el coleccionista y músico Zelmar Garín) , para notar la locura que le imprimieron. El acento de la cantante principal es muy extraño. Pietruczyk ha revelado que las chicas eran checas . Por si fuera poco, ellas tocaban todos los instrumentos que se escuchan en el simple. Las integrantes de Viudas e Hijas del Roque Enroll deberían dejar de decir que fueron la primer banda argentina integrada exclusivamente por mujeres.

Y qué mejor manera que cerrar que con el maestro Billy Bond. Luego de la genial experiencia de Jumbo, el cantante decidió reversionar el clásico No Pibe de  Manal. Billy grabó el tema bajo el apodo de “El Rebelde“. Lo acompañó la Asociación Mermelada, una efímera banda que tenía como guitarrista/bajista a Héctor Starc e incluía a “Black ” Amaya de Pescado Rabioso  y Pappo´s Blues  en la  batería . Este verdadero seleccionado del rock fue acompañado de vientos y órgano en una versión de ritmo irresistible, en la que la voz de Bond y el solo de Starc se llevan todos los palmares. Los increíbles arreglos de vientos fueron elaborados por Hugo Fattoruso,  leyenda de la música uruguaya. ¿El mejor cover de la historia del rock argentino? Decídanlo ustedes: